#Insoliteces (II) en #Bibliotecas (VI): unos versos de Diego Hurtado de Mendoza en las hojas de guarda del ‘Cancionero general’ (1557) conservado en la Codrington Library de Oxford

     Durante el curso 2016-17 que ya se nos ha esfumado, tuve la suerte de visitar, en varios de esos viernes de investigación de los que hablé en el pasado, una de las más conocidas bibliotecas de la Universidad de Oxford: la Codrington Library, o lo que es lo mismo, la biblioteca adscrita al famoso All Souls College.

     Aunque el catálogo colectivo de las bibliotecas oxonienses está centralizado desde hace ya algunos años, lo cierto es que solo otra biblioteca, la Bodleian, ha incluido la totalidad de sus registros de fondo antiguo. Así, la visita a la Codrington me deparó varias sorpresas, sobre todo porque tienen una colección de libros españoles del siglo XVI bastante apreciable y que casi nadie conoce, razón por la que estoy preparando un artículo para incrementar nuestro conocimiento de sus fondos.

Portada de las obras de Boscán y Garcilaso impresas en Amberes, 1556

     Lo que más me interesaba consultar, como siempre hago en cada una de las bibliotecas que visito, es un ejemplar del Cancionero general de Hernando del Castillo, impreso en Amberes en 1557, y que era de los pocos libros españoles de la Codrington que sí estaban catalogados previamente.

Portada y hoja de guarda del ‘Cancionero general’ (Amberes, Martin Nucio, 1557) conservado en la Codrington Library

     La primera sorpresa que me llevé, como el lector ya habrá podido percatarse al ver la foto, es que en el folio de guarda inicial, justo antes de la portada, había unos versos que alguien (probablemente, un antiguo posesor de este libro) había escrito a mano. En los estudios codicológicos, se conoce a este fenómeno con el nombre de probatio pennae, es decir, ‘prueba de pluma’ (normalmente se usa en singular), o bien probationes calami, que viene a ser el plural, ‘pruebas de pluma’.  Como explica el profesor Ángel Gómez Moreno en este artículo, era muy frecuente que los escribanos, a la hora de estrenar una nueva pluma, copiaran unos versitos famosos en la época para entrenarse en el uso de su nueva herramienta escrituraria. Y para ello solían escoger las últimas hojas de sus libros, esas mismas a las que llamamos hojas de guarda, sobre todo las que están en blanco.

    El hecho de que muchos de estos impresos de los siglos XV y XVI tengan pequeños poemas copiados al principio y al final es un fenómeno bastante habitual en los libros del Renacimiento y del que ya hablé en su momento, cuando tuve la suerte de colaborar en la edición de unos textos poéticos encontrados en un impreso latino del siglo XVI conservado en la Biblioteca de la Universidad de Barcelona.

Comentarios latinos al profeta Isaías, de Adam Sasbout, impreso en Amberes por Johan Graphei, 1563 (Universidad de Barcelona)

    El Cancionero general de la Codrington presenta trazos manuscritos de una composición lírica de Diego Hurtado de Mendoza, el famoso político, diplomático y autor literario de la España del Renacimiento. Se trata de un escritor muy conocido del que, además de varias copias de sus obras, hemos conservado un elegante retrato que descansa hoy en el Museo del Prado.

Diego Hurtado de Mendoza (1503-1575)

    La composición tiene como identificador el Texid 12520 en la catalogación de José Labrador Herraiz y Ralph DiFranco, base de datos que conocemos como BIPA (Bibliografía de la poesía áurea). A BIPA, o a la primigenia publicación de la Tabla de los principios de la poesía española, se debe siempre recurrir para identificar un poema aurisecular cuando no disponemos de esa información en la fuente primaria que estamos consultando, como es el caso que nos ocupa.

    En la hoja de guarda final también había otros versos copiados, razón por la cual voy a editar esta versión, para conocimiento general del mismo.

           El poema editado según la versión clásica de las obras de Diego Hurtado de Mendoza dice así:

Llévame tras sí un deseo
loco, imposible, forzoso;
veo el fin tan peligroso
que ni huyo ni peleo.

Ya sé que estoy condenado                               5
a vivir como he vivido:
de mi bien, desconfiado;
de mi mal, agradecido.

Y así, sufriré callando
cuanto más quisiere darme:                             10
moriré sin más quejarme.
sirviendo y nunca esperando.

Que quien causa estos enojos,
aunque calla, bien lo entiende,
que nada se le defiende                                       15
de cuanto miran sus ojos.

Míranos para mataros
y, después de haberos muerto,
el olvidaros es cierto,
y no tornar a miraros.                                          20

Nadie juzgue mi pasión
ni la tenga por locura
hasta ver su hermosura
y probar su condición.

Verán cómo traen perdidos                              25
los hombres de enamorados,
a todos desconfiados
y jamás favorecidos.

   La versión manuscrita en las hojas de guarda de este ejemplar del Cancionero general albergado en la Codrington difiere un tanto del texto reproducido; en realidad, parece que el autor está o bien copiándolo de otra fuente, o bien (como creo mucho más probable) escribiéndolo de memoria. Esto explicaría, primero, que el poema no esté completo, y segundo, que los versos se reproduzcan con variantes significativas, incluso con algún verso que no está en el original, tal como vamos a comprobar empezando por la hoja de guarda del final.

      Como podemos leer, se reproducen, con algunas variantes que afectan a veces al orden de los versos, a veces al léxico utilizado, los vv. 5-8 y vv. 13-16:

    Bien sé que estó condena\do/
a morir como é bibido:
de mi bien, desconfiado;
y del mal, agradeçido.

Y, si quien es la ocasión
se siente de ello serbida,
basta por sastisfasión (sic)
de mi muerte y de mi vida.

      Los trazos de la hoja de guarda inicial, que se corresponde con versos del poema posteriores a estos que acabo de editar, son algo más problemáticos, pues presenta versos que no figuran en el texto original de Diego Hurtado de Mendoza. Esto no hace sino corroborar la hipótesis de que quien copiase el texto lo estaba haciendo de memoria, cambiando unas palabras por otras e, incluso, inventándose un verso que no debía de corresponder a esta composición.

     El texto repite y mezcla los vv. 21-24 del poema antes reproducido, con algunos cambios léxicos y también un añadido de versos que o bien son una corrupción del texto, o bien no están en el original. La probatio dice lo siguiente:

    Al pisión (sic) con sola y después que os (sic)
tien (sic) muto (sic) el olbidaros es çierto,
y no bolver a miraros.

Míranos para matar
y, después que os tienen muerto,
el olbidaros es çierto,
y no bolver a miraros.

    Como puede ver el lector, se trata esta de una de las muchas curiosidades que nos puede deparar el cotejo de libros antiguos en las bibliotecas especializadas. Antes de terminar, me gustaría agradecer a la conservadora de la Codrington Library, Gaye Morgan, las facilidades dadas para la consulta de los materiales y el gentil envío de todas las fotografías de su fondo bibliográfico que ilustran esta entrada. ¡Hasta pronto!

#Bibliotecas (V): sobre libros ‘heredados’ y literatura medieval francesa

  De todas las bibliotecas de las que he estado hablando anteriormente, la de hoy es la más sui generis y complicada de explicar, y por eso la he elegido como primera entrada para reanudar mi actividad bloguera. Se trata de una biblioteca, entendiendo la palabra como conjunto de libros, que heredé a mi llegada a Lancaster allá por el mes de enero de 2014: la biblioteca de Zara Patricia Zaddy, especialista en lengua y literatura francesa medieval, a quien por desgracia no pude conocer porque falleció en 2011, tras una longeva y octogenaria vida dedicada a la docencia y a la investigación de tales temas.

zara01

  Aunque nacida en la India (Simla, 1921), Zara vivió en Inglaterra desde los cinco años. En 1950 obtuvo su licenciatura en Estudios Franceses por el londinense Westfield College, radiante momento que recoge la siguiente fotografía.

zara02

  Su carrera docente comenzó casi de inmediato y, salvo una breve estancia inicial en Manchester, estuvo siempre ligada a dos universidades norteñas: Glasgow (1959-74) y Lancaster (1974-2011). Tras largos años de estudio e investigación, finalmente obtuvo su titulo de doctorado en el Birbeck College (1983), con una tesis sobre Chrétien de Troyes y el concepto del amor cortés. En su día fue muy polémica por contradecir en no pocas ocasiones algunos de los que hasta entonces eran tenidos como férreos postulados académicos de esta disciplina académica.

zara-libro

    Cuando llegó el momento de su jubilación en 1989, Zara se ofreció a continuar enseñando sus clases de francés medieval y de literatura artúrica gratis, pidiendo a cambio nada más que poder conservar su oficina y su biblioteca de trabajo en el campus. Ya se sabe que el ser humano vive tanto por los libros que lee como por los que guarda, así que sin duda el disponer de una biblioteca fue decisivo en la extraordinaria longevidad académica de Zara. Tras aceptar la universidad tan generosa oferta, los estudiantes de Lancaster pudieron disfrutar de su magisterio durante ¡veinte años más!

Zara en el puente de madera del edificio LICA, Lancaster University
Zara en el puente de madera del edificio LICA, Lancaster University

  A mi llegada a la universidad británica, dos miembros del personal administrativo del departamento que habían conocido bien a Zara, Annik Taylor y Ann Thomas, me alertaron sobre el problema que se cernía sobre su querida biblioteca. Los herederos de la profesora británica habían declinado en varias ocasiones hacerse cargo de los libros almacenados en su antigua oficina de Bowland North. Ese lugar, abandonado desde 2011, iba a ser habilitado como oficina de trabajo para los profesores contratados a tiempo parcial del departamento de Lenguas y Culturas Extranjeras de Lancaster University. Así que, con la aquiescencia de la entonces directora del departamento, Birgit Smith, y ante la horripilante perspectiva de que los libros de Zara pudieran acabar en algún contenedor, quien estas líneas escribe -que tiene como peor pesadilla distópica las llamas bradburianas de Fahrenheit 451– decidió desempolvarlos, empaquetarlos en cajas de cartón y llevárselos a su oficina.

wp_20161208_001

  La biblioteca de Zara es, decididamente, un claro ejemplo de lo que, entre investigadores, denominamos como ‘biblioteca de trabajo’. Destaca por tener los volúmenes necesarios para contrastar citas de nuestra investigación y para preparar las clases semanales con solvencia. Por ello abundan las crestomatías y florilegios sobre textos medievales franceses, así como antologías de los más famosos autores y géneros, como los lais de María de Francia.

wp_20161207_001

wp_20161207_006

  La edición decimonónica de las obras del Rey René, a cargo del Conde Théodore de Quatrebarbes, quizá sea el libro de más valor de todos los que guardó Zara, si bien en la actualidad se puede encontrar de libre acceso en Internet para su descarga y consulta.

wp_20161207_008wp_20161207_009

  Tampoco faltan varios trabajos de Martín de Riquer, el español que (con permiso de Carlos Alvar) más se ha distinguido en el estudio de la literatura francesa de la Edad Media.

wp_20161215_001

  En última instancia, la biblioteca de Zara ha ejercido una poderosa influencia en mi devenir académico desde 2014. Es cierto que mi propia especialidad, la poesía de cancionero castellana, es en gran parte deudora de la cansó de la poesía occitana y de la chanson francesa medieval, de tal forma que el conocimiento de ambas disciplinas ayuda sobremanera a su entendimiento. Pero al margen de mi conocimiento previo de la materia, reconozco que las diversas lecturas hechas de los nuevos libros adquiridos me han permitido introducir más literatura francesa en mis clases. Entre otros, es el caso de la clase sobre brujería, inquisición y herejía en la Europa de la Edad Media y del Renacimiento,  en la que mis alumnos trabajaron sobre un famoso texto de François Villon, titulado Ballade des dames du temps jadis.

villon_balade_temps_jadis-page-001  Al margen de esto, también estoy dirigiendo dos tesis de fin de carrera sobre estos mismos temas: una sobre los elementos míticos en la Chanson de Roland y el Roman de Tristan, y otra sobre la representación de Catalina de Médici, reina de Francia, en las artes y literaturas de la época. Supongo que Zara Zaddy estará saboreando este momento de triunfo, el de su postrera lección a través de sus libros: el haber hecho que un español abra en su corazón de medievalista un hueco mayor a la literatura francesa.

wp_20161207_002  wp_20161207_003

Harto de tanta porfía…

El propósito del blog es el de presentar una versión para todos los públicos de mis líneas de investigación científica, basada en el estudio de las fuentes primarias, manuscritas e impresas, de las culturas ibéricas (España y Portugal) del Medievo y del Renacimiento. La enseñanza de temas medievales y la presencia de la Edad Media en cine, televisión, videojuegos y otros medios de comunicación audiovisual también centrará mi atención en ocasiones. Empecé este blog en el año 2013, alojándolo en blogspot, pero ahora me he decidido a moverlo a esta plataforma, buscando un contacto más directo con los lectores. Gracias a todos los que dediquen un poco de su tiempo a acompañarme en este caminar por la red.

Mis tareas de investigación en Humanidades en versión académica para todos los públicos. A veces el pasado está muy cerca del presente, estéticamente también