El relator y sus problemas, medievales y contemporáneos

   Esta semana, la habitual farfolla politicastra hispánica ha estado dominada por el sonrojante histerismo con el que muchos se han tomado la participación de un relator en una conversación entre partes enfrentadas. Como ya ocurrió con ocasión de la anterior entrada de este blog, también es casualidad que, para acabar un artículo prometido para la editorial De Gruyter, esta polémica me haya pillado leyendo precisamente este texto medieval:

Instrucción del Relator, escrita en 1449 (BNE MSS/721, fol. 83r)

   La obra se conoce con el nombre de Instrucción del relator (BETA, texid 2045), y se trata del resultado de un informe que encargó el obispo de Cuenca, Lope de Barrientos, a uno de sus colaboradores, Fernán Díaz de Toledo, que actuó en efecto como relator ante la corte y el propio obispo Barrientos de los hechos acontecidos en Toledo durante 1449 y que se pueden comprender mejor aquí leyendo la obra del historiador Eloy Benito Ruano. El texto de Fernán Díaz de Toledo puede leerse, junto a otros de la polémica pro y anticonversa, en esta magnífica edición.

   A modo de breve resumen del conflicto, cabe decir que en la ciudad imperial algunos cargos se rebelaron contra la autoridad de Juan II de Castilla y, entre otras demandas, establecieron la validez de la llamada Sentencia-Estatuto de Pero Sarmiento, considerada como el pionero de los estatutos de limpieza sangre: la primera de las prohibiciones a aquellos conversos, convertidos del judaísmo al cristianismo o descendientes de ellos, de ostentar cargos públicos en la ciudad.

Manuscrito del siglo XVI con la Sentencia-Estatuto de Pero Sarmiento (BNE MSS/9175, fol. 25r)

   Fernán Díaz de Toledo, nuestro relator, era él mismo uno de estos conversos avecindados en la ciudad y provincia de Toledo, donde eran muy numerosos y estaban muchos de ellos emparentados. El origen hebreo se puede ver con claridad en el texto arriba reproducido, donde se le llama “Doctor Mosé Hamomo”, justo antes de especificar su oficio de “Relator”. En su recientemente publicado y editado testamento de 1455, también se deduce su origen judío, en este caso por la ausencia de mención a su padre, que debió de ser igualmente judío y no sabemos si converso, como él.

Detalle de la página inicial de la Instrucción del Relator

   En la línea de constante ignorancia del pasado que hacen gala los medios de comunicación actuales, donde todo tiene que tener un componente anglicista o en el mejor de los casos galicista, se ha olvidado que la presencia de relatores en nuestra Historia es muy frecuente. Ya Nebrija, en su Vocabulario de 1495, llevaba consignado su origen etimológico.

Elio Antonio de Nebrija, Vocabulario español-latino, 1495, s.v. ‘relator’

   Pero además de ‘narrar’, un relator también era un cargo áulico que prestaba ayuda en asuntos de diversa índole, como nos indica Covarrubias en su Tesoro de la lengua de 1611.

Covarrubias, Tesoro de la lengua, 1611, s.v. ‘relator’

   La instrucción de Fernán Díaz de Toledo lo ha convertido en el más famoso relator de nuestra Edad Media. El método que siguió lo plasmó en unos formularios que se convirtieron en modelo para similares actuaciones sucesivas, como se explica en este artículo. A partir de 1493, y gracias a la aparición de la imprenta, sus famosas Notas del Relator (BETA, texid 1465) se llegaron a imprimir en forma de libro ¡hasta 15 veces entre 1493 y 1554!

Notas del Relator, edición impresa en Burgos en 1531

   Nótese que en la definición antes mencionada de Covarrubias se especificaba que el relator debía desempeñar su función “fielmente, sin daño de ninguna de las partes”. En el Toledo de 1449, con todos los muchos problemas entre Cristianos Nuevos y Cristianos Viejos que se esgrimían como motivo del enfrentamiento, el Relator ofreció detalles específicos que demostraban la injusticia de Pedro Sarmiento y de quienes actuaban contra las leyes eclesiásticas y seglares de la época, marginando sin motivo a los conversos. No se ha conservado ninguna queja sobre su presencia en el conflicto, y no como las ‘grandes polvaredas’ que parece haber levantado el inesperadamente famoso relator de febrero de 2019. Ténganlo en cuenta sobre todo aquellos que se ofuscan vanamente en equiparar cualquier asunto medieval con sinónimo de atrasado, retrógrado o incivilizado. Aquí tenemos al Relator para desmentirlo.

opr71

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=332178 http://independentscholar.academia.edu/%C3%93scarPereaRodr%C3%ADguez

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.