Mi experiencia usando #JuegoDeTronos para la enseñanza de la Edad Media hispánica

   Justo en estos momentos, cuando los adictos a la ficción medievalizante más famosa de los últimos tiempos están contando los días que quedan para el estreno de la que será última temporada de su pasatiempo televisivo favorito, ha coincidido con la publicación en la revista Imago Temporis: Medium Aevum, editada por la Universitat de Lleida, de un artículo mío en el que describo mi experiencia utilizando algunos de sus capítulos en mis clases de historia y literatura de la Edad Media hispánica.

   Todo comenzó en la primavera de 2012, cuando me encontraba enseñando en la Universidad de California en Riverside dos cursos, uno sobre elementos subversivos en la cultura hispánica del siglo XV y otro sobre la presencia (más bien, ausencia) de mujeres en el canon de la literatura medieval española. Los cursos estuvieron bastante bien y fueron apreciados por los estudiantes. Sin embargo, durante todo el año, el tema de conversación medieval que más los atrajo fue precisamente el relacionado con Juego de Tronos, que se acababa de estrenar en aquel entonces y que, a juzgar por las encencidas conversaciones que mantenían sobre la serie, los tenía completamente embelesados.

   Su entusiasmo por la serie motivó que venciera mi proverbial desinterés por la televisión y me pusiera a verla. Pocas semanas más tarde comencé a diseñar un curso para usarla como eje de la enseñanza de culturas hispánicas medievales, pues me llamó la atención un hecho fundamental: muchos de los grandes aciertos de la serie no son genialidades del autor de la novela, George Martin, ni de los guionistas, David Benioff y Daniel Weiss. Tampoco pretendo quitarles su parte del éxito, pero considero que, en realidad, lo que engancha de la serie es que su desarrollo se basa en tópicos culturales presentes en casi todas las civilizaciones occidentales, sobre todo las que comparten el común sustrato grecolatino.

Do you even logic, bro? | SO THEN I SAID TO HIM 'DO YOU EVEN LOGIC, BRO?' | image tagged in logic,aristotle,plato,funny,painting,raphael | made w/ Imgflip meme maker
© BrentRobinson

   El objetivo básico de diseñar un curso como este era aprovechar el interés de los estudiantes por elementos medievales fuera de la clase para utilizarlo a nuestro favor –bueno, en realidad es al suyo– dentro de ella. Pero no se puede hacer de forma forzada. Me refiero a que, con los adecuados conocimientos históricos, no nos resultaría demasiado difícil relacionar, por ejemplo, el paseo de Lady Godiva ligera de ropa por el Coventry medieval con la actividad del movimiento reivindicativo Femen, o la situación de Chelsea Manning con la de la famosa Malinche, ambas consideradas traidoras por muchos.


Mujeres valientes e inteligentes separadas por centenares de años pero igualmente consideradas traidoras por sus sociedades. Mucha casualidad, ¿no?

   Así, respecto a Juego de tronos, intenté que los ejemplos se caracterizaran por ser tan exactos como fuese posible. Y aunque haya una considerable distancia entre la Edad Media anglosajona y la hispánica, la verdad es que los estudiantes se sorprendieron de las semejanzas y de cómo la serie les ayudaba a entender textos y sucesos de nuestra época medieval que, desde luego, ni Martin ni Benioff ni Weiss tuvieron en mente cuando diseñaban sus tramas. Entre ellas, la que más graciosa les pareció fue la del diálogo entre el rey Robert Baratheon y Ned Stark, su antiguo compañero en las guerras civiles de los Siete Reinos, en la que el rey acusa a su vasallo de haber engordado antes de que se abracen en un gesto de amistosa complicidad.

-Hay que ver qué gordaco te me has puesto, Ned.
– Su Majestad no está fino filipino precisamente…

   Una escena real pero calcada a la de este ficticio diálogo sucedió en la turbulenta Castilla de 1506, con ocasión de la entrevista de Remesal entre Felipe I de Habsburgo (es decir, Felipe el Hermoso, esposo de Juana I) y Fernando II de Aragón y V de Castilla, el Rey Católico. Este último, al encontrarse en la planicie sanabresa con algunos nobles castellanos con quienes había peleado en las guerras de Granada unos tres lustros atrás, hizo exactamente el mismo tipo de discurso que Robert Baratheon: sorprenderse de su gordura. Así es como describe el evento el cronista Andrés Bernáldez, Cura de Los Palacios, en sus Memorias del reinado los Reyes Católicos:

Motejó el rey don Fernando al conde de Benavente, yéndole a besar la mano, lo abrazó y le dijo:— Conde, ¿cómo os habéis hecho gordo? Él respondió que andando con el tienpo. Y eso mismo, al duque de Nájera dijo ciertas palabras. Y dijo al comendador mayor, don Garcilaso: — ¿Y aun tú, García, también? Y él respondió: — Doy la fe a vuestra alteza que todos venimos así.

Bernáldez, Memorias del reinado de los Reyes Católicos, ed. Gómez-Moreno y Carriazo, Madrid, 1962, pp. 498-499.

   Más allá de la risible anécdota, tanto el texto de Bernáldez como la escena de Juego de tronos ilustran un tema mucho más profundo e importante, expresado por Jovellanos en su famoso aserto de por qué “hasta después de la conquista de Toledo no conoció España diversión alguna que mereciese el nombre de espectáculo público ” (Memoria sobre espectáculos y diversiones públicas, ed. Carnero, 1997, p. 128). Precisamente esto se debe a que los juegos de guerra, los famosos torneos medievales, eran necesarios para mantener en forma a quienes aseguraban la defensa de la población. Por este motivo, el que los reyes y nobles lucieran tripita era sinónimo de que nos encontramos en época de paz… y de cervezas.


   Hoy comamos y bebamos 
y cantemos y holguemos,
que mañana ayunaremos…

   Otra de las lecciones que les sorprendió más fue la que tiene como protagonista al pobre trovador a quien el cruel Joffrey Baratheon da a elegir entre vivir sin sus manos o sin su lengua, como castigo por haber compuesto una socarrona canción a modo de burla del fallecido rey Robert y de su esposa, la temible Cersei Lannister.

Ya no hay jurados de concursos musicales como los de antes…

   En la España de los Reyes Católicos hubo un caso similar en 1490, cuando Isabel y Fernando ordenaron ejecutar a los autores de las llamadas Coplas del Tabefe, un poema crítico compuesto por varios miembros del concejo de Jerez de la Frontera en el que, bajo apariencia de alegoría pastoril, los poetas denunciaban las estrecheces económicas que los concejos andaluces sufrían para abastecer de alimentos a las tropas que luchaban en la guerra de Granada. No es castigo tan sangriento como cortar la lengua en la corte, pero de los cuatro autores reconocidos, solo uno logró sobrevivir al huir a Portugal cabalgando toda la noche.

Elija su pareja favorita de villanos televisivos

   Son solo unos cuantos ejemplos significativos de cómo se puede utilizar la serie para dar clases, pero no son los únicos. Ya en el pasado escribí, entre otros, sobre la analogía entre el exilio de la familia Targaryen y los muchos otros exilios de la historia de España, sobre el uso no del todo acertado que se hace de la música en las series históricas, o incluso del inesperado final del personaje de Hodor y las dificultades que implicaba respecto a su traducción al castellano. Lo cierto es que las posibilidades educativas de la serie son inmensas, y desde aquí animo a todos mis colegas a que encuentren las suyas.

   Otra de las novedades que gustó mucho a los estudiantes del curso fue el uso de Twitter como vehículo para debatir sus contenidos. Es algo que suelo usar en mis cursos, como el de Brujería, Inquisición y Herejía en la Europa Medieval, y que he descubierto es muy útil para todos los participantes. La clave es que hay una etiqueta (#hashtag) general del curso y luego una particular con el tema semanal para debate. Los estudiantes intercambiaban sus opiniones y aportaban valiosos testimonios, lo que contribuía a dinamizar la enseñanza desde fuera del aula.

   Si cualquier lector quiere profundizar más en la estructura del curso y en los ejemplos a aplicar, puede acceder a la versión integra del artículo tal como se acaba de publicar en la citada revista: en el original en inglés y su corresponiente traducción al español. Asimismo, en mi página personal de Humanities Commons se puede acceder a las dos versiones, en español y en inglés, en un solo archivo. No sería cortés despedirme sin agradecer la ayuda de mi colega, Donna Southard (UC Berkeley), para la versión inglesa del artículo. Y por último, mi mayor agradecimiento es para todos mis antiguos estudiantes, tanto en UC Riverside como en Lancaster University, que hicieron de esta idea y del curso de Juego de tronos una experiencia mucho más divertida. De entre todos ellos, me gustaría destacar a Bradley Routh y a Hanna Dean, que además también me hicieron valiosas sugerencias al texto y tuvieron la paciencia de leerse sus versiones previas.

¡Muchísimas gracias. Hannah y Brad!

opr71

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=332178 http://independentscholar.academia.edu/%C3%93scarPereaRodr%C3%ADguez

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.