#Bibliotecas (VI): la Biblioteca del Senado de España

   Este jueves se conmemora, como cada 24 de octubre desde 1997, el Día Mundial de las Bibliotecas. La elección de la fecha a celebrar se debe en realidad a un desgraciado acontecimiento que ocurrió ese mismo día de 1992, cuando la cruel guerra fratricida entre los pueblos de la antigua Yugoslavia dejó reducida a escombros la biblioteca de Sarajevo, felizmente reconstruida y ya en funcionamiento. La imagen de aquel día fue sin duda la del músico Vedran Snailović, el violonchelista de Sarajevo, que tocó su amado instrumento entre las ruinas de la biblioteca de la capital bosnia durante 22 días para honrar a las 22 víctimas del ataque militar que arrasó la biblioteca. La foto de abajo se convirtió en un icono que explica bien a las claras que una de las más míseras consecuencias de los conflictos bélicos azuzados por los nacionalismos es el deseo absoluto de destrucción de la cultura.

Foto de Mikhail Evstafiev

   Quienes trabajamos en el Proyecto PhiloBiblon, dedicado principalmente a censar las fuentes primarias de la literatura producida en España en cualquier lengua romande durante la Edad Media y el temprano Renacimiento, tenemos a las bibliotecas como campo de trabajo preferente. A trravés de nuestro perfil en las redes sociales Facebook y Twitter solemos dar cumplida cuenta de nuestras pesquisas. Asimismo, tanto en este blog como en el antiguo, ya he dedicado algunas entradas a relatar varias de mis visitas en búsqueda de manuscritos, incunables o post-incunables nuevos o ya conocidos en nuestra base de datos, como las que hice a la biblioteca de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), a la Real Academia de la Historia en Madrid (RAH), a la Biblioteca Nacional de Escocia en Edimburgo (NLS), o a la John Rylands Library de la Universidad de Manchester. Así pues, para celebrar la efeméride de hoy, me he decidido por hablar de mi última visita a una biblioteca para registrar sus fondos medievales y renacentistas de manera sistemática: la Biblioteca del Senado de España, en Madrid.

Foto de Basilio obtenida de Wikimedia Commons

     Situada entre la calle Bailén y la Plaza de la Marina Española, la Biblioteca presenta un azaroso devenir desde su creación en el siglo XIX, como heredera de las primeras Cortes de España, las de Cádiz de 1812, y la creación casi espontánea de un depósito de libros donde los procuradores pudiesen trabajar para llevar a cabo su labor legislativa. Este perfil de biblioteca técnica se mantiene todavía en la actualidad, pues en ella los miembros del Senado pueden utilizar unos formidables dossieres distribuidos por áreas temáticas, así como tener acceso a diveras obras legislativas que son necesarias para sus quehaceres diarios. También es obvio que, en realidad, el libro más famoso que albergan sus baldas es el ejemplar de la Constitución española promulgada en 1978, que se utiliza para jurar el cargo sobre él.

Foto de Barcex procedente de Wikimedia Commons

   El fondo histórico de la Biblioteca del Senado comenzó a formarse con la adquisición de los libros que pertenecieron al infante Carlos María Isidro de Borbón, el iniciador de la rama carlista bornónica que disputó el trono de España a los isabelinos durante el turbulento siglo XIX. Dentro de los incunables albergados en el Senado, bien conocidos gracias al completo estudio de Valle de Juan y Vallejo Úbeda en 1988, al infante Carlos pertenecieron los dos más antiguos, ambos en latín: la edición veneciana de 1475 de la obra de Agustín de HiponaDe civitate Dei, y la Compendiosa Historia Hispanica de Rodrigo Sánchez Arévalo impresa en 1470, ejemplar que además se encuentra digitalizado de libre acceso en el catálogo OPAC de la biblioteca.

Compediosa Historia Hispanica f. 1r

   Durante mi exploración añadí diversos registros a nuestra base de datos de códices cuya constancia no teníamos, tal vez porque, a pesar de ser obras medievales en sentido estricto, es decir, producidas en la Edad Media, las fuentes contenidas en la biblioteca del Senado eran manuscritos de épocas más recientes. Es el caso, entre otros, de una magnífica copia del Libro Becerro de las Behetrías de Castilla, copiado por un escriba salmantino llamado Antonio Calvo en el año 1798.

   Con todo, la mayor sorpresa fue la de descubrir dos textos que creo inéditos. Uno de ellos es lógico, pues se trata de un documento notarial privado: el testamento de una dama abulense, María de Herrera, señora de Navamorcuende, con sus correspondientes codicilos añadidos entre 1515 y 1516. Sin embargo, también contiene el texto de las Constituciones del Hospital de Ávila, dado que la dama dejó toda su herencia destinada a hacer obras de caridad. Se trata además de un manuscrito muy deteriorado, con folios bastante dañados por el uso de tintas ferrogálicas, al que sin duda convendría digitalizar lo antes posible para preservar la rica información que contiene sobre los inicios de la atención hospitalaria en Ávila durante el siglo XVI.

   

   No me gustaría finalizar esta entrada sin agradecer a todas las personas con las que traté en la Biblioteca del Senado, pues me hicieron la investigación mucho más fácil por la gran ayuda que me prestaron en los trámites necesarios para obtener permiso y más tarde, para poder acceder a los ricos fondos de la institución. Fue desde luego un privilegio poder examinar manuscritos e impresos tan notables como los que acabo de desgranar en esta entrada de celebración de nuestras amadas bibliotecas. ¡Hasta la próxima!

opr71

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=332178 http://independentscholar.academia.edu/%C3%93scarPereaRodr%C3%ADguez

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter


opr71

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=332178 http://independentscholar.academia.edu/%C3%93scarPereaRodr%C3%ADguez

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.